Una historia y diez imprescindibles para encontrar la inspiración

Una historia y diez imprescindibles para encontrar la inspiración

 

Hoy hemos venido a jugar. Porque de eso va la inspiración: de fluir, de recibir el estímulo que nos invita a crear y de utilizarlo. Así que te voy a pedir dos cosas:

  1. La primera, que leas la historia antes de los imprescindibles.
  2. La segunda, que crees TU PALACIO. Dale forma en tu mente, en un papel, ¡donde quieras! Piensa en la distribución, da color a sus paredes, viste cada espacio. ¡Flípate muchísimo!

 

La historia 

Ya lo tienes en tu cabeza.  Tu palacio. Te sitúas enfrente y alguien se acerca para depositar un sobre en la palma de tu mano. Contiene un aviso: tienes 10 minutos para entrar y encontrar la inspiración.

Y aceptas el reto, porque 1) eres decidida, y 2) te va la marcha.

Entrar en tu palacio

Abres la puerta y, en el recibidor, ves a tu doble. Está allí, brillante.

Tu doble mueve las faldas y emite un tintineo que te recuerda a aquella bicicleta que usabas en verano. «Hola, soy Tu Musa», dice mientras te hace una reverencia. Le explicas que solo tienes unos minutos, y aunque te encanta la idea de tener una gemelier,  no hay tiempo para presentaciones.

Ella se da la vuelta, empieza a caminar y tú la sigues, porque crees en tu intuición. Sube las escaleras y, con el tacón derecho, hace añicos los cristales de una lupa.

Gira a la izquierda y, en la habitación principal, encima de la cama, coloca un diccionario. Escucha un sonido que viene del baño y se acerca. A ti te recuerda a algo. ¡El “tin-tin-tin-tintín” de Windows! La Musa coge el portátil y lo tira por la ventana.

Volvéis al pasillo y te fijas en que la puerta contigua está entreabierta. Es tu espacio de trabajo, tu cuarto, y en él Virginia Woolf escribe con una pluma más grande que su cabeza. Y aun así la gasta.

A ti te hace gracia, pero mucho más cuando ves a cinco personas (aquellas que para ti son referentes) bailando encima de la cama de invitados. Hay un tocadiscos y suena «Should I stay or should I go». Tú te quedas allí, observando la escena.

Tu Musa se acerca, te pide que la abraces, y notas cómo su cuerpo se encoge hasta convertirse en una miniatura. Se sube a la palma de tu mano y tú sonríes. Ella corre hasta tu hombro y se sienta allí. Ahora solo tienes que alimentarla.

 

Los imprescindibles: la historia traducida

Bien. Te prometí una historia y diez imprescindibles. Y he empezado con la historia por algo.

Para explicarte cómo entiendo la inspiración y dónde encontrarla, he utilizado un lugar que conoces: el palacio que has creado en tu mente. Y La Musa te ha ido enseñando objetos clave que te sirven para recordar el resto de la historia.

A esto se le llama Loci o Palacio de la Memoria y es una herramienta maravillosa para no olvidarnos de nada. Incluso de que La Musa está con nosotras siempre.

Ahora te la traduzco, espera.

 

Aquí mis imprescindibles para encontrar la inspiración

  1. Si me bloqueo, me inspiro en recuerdos. Nunca fallan. Las bicicletas en verano, el día que (casi) me pegaron un chicle en el pelo y mi mejor amiga me cortó el flequillo, las notitas en clase… Cuando creamos contenido, un recuerdo siempre es asociable a algo que está pasando en nuestro proyecto.
  2. La Musa. La Musa está en ti, en tu ser, ella es tu almacén de experiencias buenas, malas y regulares. Yo la llamo Musa Textual y viene siempre conmigo. Ojo, es como una planta. Necesita tierra fértil, abono y mucho mimo.
  3. La lupa rota. La inspiración está en todas partes. Pero cuidado con buscarla; se agobia si siente que la acosamos.
  4. El diccionario. ¿Qué recoge un diccionario? Palabras. ¿Y sabes lo mágico de las palabras? Que puedes combinarlas como quieras. Paséate por sus páginas, lee sus definiciones, mezcla dos términos que no tengan nada que ver e intenta buscar relaciones entre ellos.
  5. El hilo musical de Windows. El genio detrás de esto es Brian Eno. Y él nos interesa porque es el creador de las estrategias oblicuas, un método que nos echa una mano en bloqueos creativos. Puedes descargarte una app basada en el método aquí.
  6. El cuarto. Un cuarto propio mimado, creado con cariño y que recoja nuestra esencia, es siempre fuente de inspiración.
  7. La pluma. Otro ejercicio para el bloqueo de inspiración. Escribe diez cosas importantes en tu vida hoy con esta estructura: artículo + nombre. Por ejemplo: la comunidad. Te da para un mes de publicaciones, promise.
  8. Cinco personas. ¿Quién te inspira? ¿A quién admiras? ¿Qué es eso que las hace especiales? Escucha sus historias, qué les ha llevado a donde están.
  9. La música y cualquier arte que exprese ideas y emociones, es fuente de inspiración. El color, las notas, las letras.
  10. El alimento. ¿Qué necesita tu musa para que su barra de energía esté a tope? ¡Llénala de energía y de nutrientes!

Recuerda: La Musa siempre está contigo. Y el único peligro que corre es que dejes de alimentarla. Ella es LA INSPIRACIÓN.

Cuéntame. ¿Cómo alimentas a tu musa?

 

 

About andrea.valencia

¡Hola, riquiña! Me llamo Andrea y soy periodista, traductora y creativa textual. ¿Mi misión? Impulsar la comunicación de emprendedores a través de la palabra y la voz. Con mucho rock&love, siempre <3.

Comments

comments

Post A Comment