Cómo reforzar tu marca personal con tu estilo

Cómo reforzar tu marca personal con tu estilo

 

Tu manera de vestirte es parte de tu marca. Y si bien es cierto que cuando hablamos de estilo, hablamos de mucho más que de ropa, es una poderosa herramientas para comunicar qué es lo que te hace única, diferente y especial.

Descubrirlo, definirlo y reflejarlo nos reafirma como mujeres y como emprendedoras. Como mujer, porque cuando te miras al espejo y te gusta lo que ves, te sientes más fuerte, te atreves a soñar más grande y sonríes más. Como emprendedora, porque te ayudará a diferenciarte de tu competencia, a atraer el tipo de cliente con el que deseas trabajar y a vender más. ¿Hay algo más poderoso que todo esto para conseguir tus metas?

Sin embargo, este encaje de bolillos entre quién eres tú, cómo es tu verdadero estilo y qué quieres contar con tu marca no siempre es fácil, así que me gustaría proponerte cuatro ejercicios que te ayuden a encontrar la autenticidad de tu estilo para reforzar la coherencia de tu marca personal. ¿Vamos?

Tu estilo es una poderosa herramienta para contar qué es lo que te hace única y conectar con las personas con las que quieres trabajar.

1. Define tu estilo

Coge una hoja de papel y divídela en tres columnas.

En la primera, escribe tres palabras que te definan mucho, que sinteticen quién eres tú; tu personalidad, tu físico, tus valores, qué te gusta, tu manera de hacer las cosas….

Pongamos un ejemplo. Soy dulce, tímida y apasionada.

En la segunda, anota otras tres palabras que definan tu estilo personal.

Por ejemplo. Creo que mi estilo es clásico, discreto y romántico.

En la tercera, apunta tres palabras más que expresen lo que te gustaría que tu estilo contara de tu marca, lo que quieres que perciban los demás de ti.

Por ejemplo. Me gustaría transmitir una imagen cercana, cálida y elegante.

Normalmente estas tres últimas palabras serán más aspiracionales, porque es aquí donde queremos proyectar la mejor versión de nuestro propio estilo. Y las convertiremos en nuestras “palabras brújula”, las que nos sirvan de guía para dirigirnos hacia donde queremos ir.

Ahora trata de crear conexiones entre todas esas palabras. Todo aquello que encuentres que tienen en común será tu punto de partida. Y todo aquello que te chirríe es un indicativo de que existen incoherencias entre lo que eres tú y lo que quieres contar con tu estilo.

En el ejemplo anterior, podríamos ver conexiones entre una persona dulce y su estilo romántico o entre una persona tímida y un estilo discreto. Sin embargo, habría mucha desconexión si una persona se define así misma como alegre, divertida y vitalista y su estilo es sobrio, clásico y monocolor. ¿Pillas la idea?

 

2. Encuentra que hace que tú y tu estilo seáis genuinos

Creo que en esto del estilo hay dos grandes enemigos a batir. El primero es que no terminamos de creernos que todas tenemos estilo. Y superado este viene el segundo, aún más imponente: atrevernos a mostrar nuestra propia autenticidad y nuestro verdadero estilo.

Hemos llegado a esta situación por diferentes motivos, pero intentar encajar tu estilo en un prototipo que definió un tercero, es matar lo que te hace única antes incluso de haberlo descubierto. Y me atrevería a decir que desafiar el “status quo”, es decir, romper las reglas preestablecidas, es el camino más corto, aunque también el más pedregoso.

Se da por sentado que la imagen de una abogada de éxito “tiene que ser” la de una mujer embutida en un traje de chaqueta con falda lápiz, colores oscuros y tacón alto, al más puro estilo Suits. Tal vez tú que eres abogada no te sientes identificada con este “prototipo” y prefieres proyectar una imagen más relajada, cercana y natural. Pero no te atreves porque eso supondría salirte del molde.

¿Te das cuenta de que así estás siendo una más? Ahí fuera hay un montón de clientes potenciales esperando a alguien que rompa el cliché de la “abogada tiburón” con la que no simpatizan nada.

Ahí tienes la nariz de Rossy de Palma; o el estilo “repelente” de Leandra Medine, de Man Repeller; o el culo de Jennifer Lopez; o apostar por los pantalones como Coco Chanel. Todas ellas apostaron por abrazar su autenticidad y convertirla en su ventaja competitiva; por narices, por inconformistas, por curvas, por pioneras… Está claro que no gustarán a todos, pero ¿quién quiere ser una “marca blanca” pudiendo “marcar la diferencia”?

 

3. Busca inspiración para el estilo de tu marca

Tienes las palabras y tienes tu diferencia. Así que ahora te toca convertir esa idea abstracta en un concepto real. Y aquí Instagram o Pinterest pueden ser tus grandes aliados.

¿Qué colores consideras que transmiten mejor esa imagen? Para ayudarte puedes descargarte aquí un ejercicio de mi libro Con Estilo Propio para que puedas diseñar la paleta de colores de tu armario.

¿Qué tipos de prendas crees que encajan mejor con tu estilo? Presta atención a sus cortes, sus tejidos, sus estampados. ¿Qué tipo de complementos utilizarías para añadir esos matices o detalles que quieres en tus looks?

Y para muestra más botones. Ahí tienes a Charuca que ha hecho de su pelo su sello personal y se ha aliado con los lunares para hacer más memorables las portadas de sus agendas; o Ana Albiol que en sus experiencias suele vestir discreta y con colores neutros como el negro o el blanco, pero no se olvida de la pasión que proyecta su labio rojo; o Susana Torralbo, cuyo armario es una prolongación de sus colores de marca.

 

4. Trasládalo a tu armario

No te enseño nada nuevo si te digo que las emprendedoras somos mujeres orquestas. Y nada drena más la energía de muchas que tener que dedicarle tiempo y ganas a pensar en qué ponerse para una cita importante y restárselo a lo verdaderamente impactante, su mensaje.

Una buena solución es planificar tus looks, siguiendo estos pasos:

1º. Analiza qué tipo de situaciones son las más comunes en tu día a día profesional.

2º. Piensa, escribe o pinta 2-3 looks que pudieran servirte para cada una de esas situaciones.

3º. Comprueba que tienes en el armario todos esos imprescindibles que necesitas.

4º. Haz una lista con aquello que te falta para que tu armario se complete, sea equilibrado y esté totalmente adaptado a tu estilo de vida. Cuanto más concretes lo que quieres comprar, más acertarás.

Tu estilo más auténtico es el que te hace marca y deja marca.

Tu turno. Soy toda orejas.

¿Crees que tu estilo te ayuda a “marcar la diferencia”?
¿Piensas que con el que tienes ahora se refuerza tu marca?

 

 

About Ana Paniagua

Soy Ana Paniagua, estilista, periodista e inconformista. Trabajo ayudando a mujeres a encontrarse y a contarse a través de lo que llevan puesto. Creo que cuando una mujer se mira al espejo y le gusta lo que ve, se siente fuerte, se atreve a soñar y sonríe más. Por eso, mi propósito es apoyarte para que te aceptes tal y como eres y sepas cómo potenciar al máximo tu belleza natural y la autenticidad de tu propia historia.

Comments

comments

4 Comments

  • Mayte

    Me ha encantado este post. Y los ejemplos, conozco a todas las chicas y estoy de acuerdo con lo que las define.
    En la charla de bienvenida en mi actual trabajo nos dijeron a mis compañeros y a mí “Marcad la diferencia, ahí fuera hay muchas ovejas iguales”.
    Mi estilo está en desarrollo y evolución, mejor que hace 2 años. Cada vez saco menos ropa del armario en los cambios de temporada, te go menos prendas pero compro mejor. Y me veo más auténtica 🙂

    • Ana Paniagua

      ¡¡Muchas gracias Mayte!!
      Han pasado casi todas por el blog, ¿verdad? Y las que nos quedan!!
      Nos han enseñado a mirar con recelo a la oveja negra, pero a mí, desde luego, me parece la más interesante!!
      Tu estilo está en proceso porque te lo estás currando muchísimo. Y no sabes cuánto me alegro de todo eso que pones por escrito. Que es el primer paso para hacerlo todavía más real. 😉 ¡Un besazo enorme!

  • Cris Bosque

    Me ha encantado y es 100% verdadero :-)) Me ha dado foco en cosas que tenia seguras, pero las listas para darnos cuenta del final que queremos es lo mejor
    Graciasss

    • Ana Paniagua

      Ay Cris! Cuánto me alegran tus palabras y las mías te hayan dado un poquito más de foco. Gracias a ti siempre! Para mí es un auténtico placer poder ayudaros así. ¡¡Un abrazo fuerte!!

Post A Comment