Alimenta tu bienestar. 4 pilares fundamentales para mejorar tu calidad de vida.

Alimenta tu bienestar. 4 pilares fundamentales para mejorar tu calidad de vida.

 

Cierra los ojos y pide un deseo. ¿Preparada?

 

Imagina que tienes la oportunidad de soplar una vela y pedir un deseo. Te preparas, cierras los ojos y empiezas a repasar una a una las cosas que desearías. Vas descartando lo material, lo no prioritario, lo que no es realmente necesario… Y te quedas con 2 o 3 deseos sinceros. De los que nacen en un lugar destinado a las cosas realmente importantes.
Ya puedes abrirlos… ¿has deseado salud? Salud para ti, para tu familia y salud para las personas a las que quieres y aprecias… La salud a su vez te regala tiempo. Y el tiempo te regala la oportunidad de conseguir crear lo que deseas.

Mi deseo para ti es que DECIDAS MEJORAR TU SALUD.

4 pilares fundamentales que mejorarán tu calidad de vida.

Al igual que se construyen edificios sobre unos cimientos fuertes y sólidos, nosotras debemos reforzar y mejorar los pilares sobre los que podremos mejorar nuestra calidad de vida:

  • la alimentación
  • la gestión de la emoción
  • el movimiento
  • la salud

Cuando pensamos en mejorar nuestra salud, no debemos centrarnos únicamente en mejorar nuestra alimentación. Somos lo que comemos, pero también lo que pensamos, lo que sentimos y lo que nos movemos. Ser consciente de que debemos atender a cada uno de estos pilares es el primer paso para que nuestro cuerpo y nuestra mente trabajen como un gran equipo.

 

1. ALIMENTACIÓN: ¿te has parado alguna vez a pensar qué ocurre realmente en tu cuerpo cuando comes?

Cada vez que ingerimos un alimento, nuestro cuerpo transforma las sustancias que contiene (nutrientes). Y entre otros procesos de la NUTRICIÓN, las incorpora en sus propias estructuras, en sus células, en sus tejidos. Es un acto involuntario de nuestro organismo.
Pero eres tú misma la que decide qué sustancias entran en tu cuerpo, ese es un acto totalmente voluntario. Este acto se llama ALIMENTACIÓN. Es decir, todas las decisiones influyen. Desde que eliges un alimento, cómo lo cocinas, cuánta cantidad… Hasta qué tipo de “dieta” decides seguir (por moda, por influencia, por desinformación…).
Por lo tanto, vigila tu alimentación. Si está basada en alimentos procesados, ricos en grasas y azúcares y carece de alimentos protectores como los vegetales, tu cuerpo lo notará. Afectando a tus células, a tus tejidos y tu salud quedará totalmente desprotegida.

 

2. EMOCIÓN: yo decido cómo gestionar lo que siento.

De acuerdo, somos lo que comemos, pero también somos lo que sentimos. Si mejorar nuestra salud dependiera únicamente de comer sano, este punto pasaría desapercibido. Pero la vida está hecha de cambios constantes, y no siempre los afrontamos de la misma manera. Por eso, la forma en la que gestionamos nuestras emociones puede afectar directamente a las decisiones que tomamos a la hora de alimentarnos. Te pongo unos ejemplos con los que seguramente te habrás sentido en alguna ocasión identificada:
– ¿Crees que en ocasiones comes mas cantidad de la que necesitas, pero no eres capaz de controlarlo?
– ¿Alguna vez te has dicho a ti misma “tengo ansiedad por el dulce” o “necesito comer chocolate”?
– ¿Has pagado con la comida algún momento de estrés, ansiedad, tristeza o enfado?

En algún momento estas situaciones pueden formar parte de nuestras vidas, el problema es que estos hábitos pasen de ser ocasionales a convertirse en frecuentes o diarios. Por lo tanto, en ese caso, conviene abordar el problema desde un punto de vista emocional para lograr llegar a la causa o causas que te llevan a comer de esta manera.
Cada obstáculo que se presenta es una nueva oportunidad para conocerte y crecer o bien una oportunidad para rendirte. ¡Te invito a que seas de las que crecen, luchan y nunca se rinden!

 

3. DEPORTE: muévete, y ¡qué tus excusas no te alcancen!

Tu cuerpo no está hecho para estar quieto. De hecho, el sedentarismo es devastador para tu salud: más probabilidades de padecer ciertas enfermedades, depresión o ansiedad e incluso está relacionado con un aumento de la mortalidad. El ejercicio físico es innegociable, y a su vez mejora tu bienestar mental, reduce el estrés y la tensión, potencia tu energía y reduce la sensación de fatiga y hace que en tu organismo todo esté en orden.

No se trata de hacer cuentas chinas entre lo que como y lo que gasto, el ejercicio físico va mas allá de una necesidad matemática de calorías que entran y salen. Se trata de realizar una actividad física con la que disfrutes, te diviertas y seas capaz de mantener con regularidad. Moverte ayudará a que gestiones mejor tus emociones y a su vez, te hará tomar mejores decisiones a la hora de alimentarte. Ya ves que por separado estos pilares son necesarios, pero juntos te convierten en la verdadera líder de tu propia salud.

 

4. SALUD: la salud no lo es todo, pero sin ella, todo lo demás no es nada.

Las hormonas actúan en muchos órganos de nuestro cuerpo, y cuando funcionan mal, pueden ser responsables de situaciones como diabetes, problemas de tiroides, aumento o pérdida de peso, problemas digestivos… Es importante que conozcas el estado de tu salud para que tu alimentación sea la adecuada en el caso de que tengas necesidades especiales, para conocer si tienes o no algún tipo de límite a la hora de realizar ejercicio físico y para comprender y entender cuál debería ser tu estilo de vida.

A veces, los deseos se cumplen si trabajas en ellos.

Recuerda que para mejorar tu salud no basta con estar tremendamente motivada. Te propongo cambiar el “estoy motivada” por “estoy comprometida”.  Ese compromiso contigo misma te ayudará a trabajar en los cuatro pilares que mejorarán tu bienestar:

  • Aliméntate de forma sana.
  • Emprende un viaje de comprensión y entendimiento dentro de ti misma.
  • Mantente activa.
  • Conoce las debilidades y fortalezas de tu cuerpo.

El camino es siempre mejor en compañía.

Y recuerda que pedir ayuda a profesionales que te acompañen en el proceso de cambio cuando no sabes por dónde empezar, te ayudará a cambiar el rumbo de las cosas. Los profesionales de la alimentación, la psicología, el deporte y la salud serán grandes aliados.
Si quieres saber más acerca de como trabajar la salud a 360º , reforzando cada pilar fundamental, puedes ver aquí cómo lo hacemos. Estaré encantada de resolver tus dudas.

Ahora es tu turno, si tu deseo es tener salud, ¿estás realmente comprometida contigo misma para trabajar en equipo con tu cuerpo?
Si es así, es un gran deseo… ¡Enhorabuena!

 

About Nuria Abia

Soy Nutricionista de profesión y de vocación y llevo más de 11 años ayudando a las personas a mejorar su salud creando de cada momento una experiencia que les conecte con un estilo de vida más saludable. Creo en la confianza, la cercanía y la calidad humana como motores que van de la mano de la experiencia profesional en mis charlas, conferencias, formaciones, consultas individualizadas y sesiones grupales. No viajo sola, estoy rodeada de un equipo de nutricionistas, chefs, psicólogos, médicos y profesionales del deporte que hacen que las personas que acuden a nosotros puedan mejorar su calidad de vida. Ese es nuestro objetivo en NUTRIENDO, el Espacio de Nutrición y Endocrinología que co-dirijo y desde donde promovemos un estilo de vida sana, consciente y coherente. Me encuentras en: nutricion@nuriaabia.com // www.espacionutriendo.com

Comments

comments

Post A Comment